Una creación

Orgullosamente formamos parte de:

  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Twitter - Black Circle

Por Rolombian Travel - Marzo 13 de 2016

Si quieres tomar un respiro y salir de la cotidianidad, hay una opción económica y no muy lejos de Bogotá, en el vecino municipio de Soacha está situado un lugar obligatorio para conocer por todos aquellos que vivimos alrededor de este albergue de biodiversidad, y más que obligatorio, es un excelente plan para un fin de semana, compartiendo en familia, con la pareja o con amigos, para disfrutar el tan recomendado Parque Natural Chicaque.

En esta reserva natural encontrarás además de la gran variedad de flora y fauna propias del bosque de niebla, que permiten una verdadera apreciación de la vida en su máxima expresión, un ecoparque que ofrece actividades para todos los gustos del público que asiste allí, desde caminatas ecológicas por diferentes senderos de herradura, hasta la práctica de deportes de aventura como el arborismo, sumado a esto existe la posibilidad de acampar y atravesar el parque por la tirolesa.

Al Parque Natural Chicaque se llega por la vía que conduce hacia Mosquera desde Soacha. En la entrada del lugar empieza un camino de trocha, este trayecto tiene una duración de 15 minutos e inmediatamente te sumerges en la naturaleza propia de esta tierra, el clima parecía favorecedor cuando iniciamos esta travesía, eran más o menos las 8:30 de la mañana, pero una vez atravesamos la puerta de ingreso al parque las nubes grises y la neblina cubrieron el sol que irradiaba el día, el viento empezó a soplar frio y lloviznas aisladas acompañaron nuestra caminata por aquel paraíso.

Esta salida la tomamos como prueba de nuestro físico para el posterior ascenso al Nevado de Santa Isabel y también como un laboratorio para experimentar con las cámaras que habíamos adquirido pocos días atrás, con el fin de irnos equipando en este estilo de vida viajero, para poder captar los mejores recuerdos en los lugares que están en la mira para conocer próximamente. Y resultó ser una gran idea visitar el parque con este propósito pues logramos obtener los resultados esperados, ya que como muchos lo hemos aprendido, es mil veces mejor la práctica que la teoría, y más cuando se trata de capturar las mejores fotografías aprovechando al máximo la perfección que brinda la Madre Tierra.

Visitamos el Pico del Águila, un imponente mirador de la región del Tequendama, comprendiendo municipios como Mesitas, Anapoima, Tena, La Mesa, entre otros, y en días con clima favorecedor es posible divisar los nevados del Ruiz, Santa Isabel y del Tolima; está ubicado a casi 3.000 msnm y está compuesto por formaciones rocosas que le dan un aspecto de majestuosidad natural, lamentablemente cuando fuimos estaba muy nublado y no pudimos apreciar la increíble panorámica que proporciona este lugar.

Luego nos dirigimos al Refugio, el punto central para quienes visitamos el parque, allí está erigida una casa de madera con mucho estilo campestre y como paisaje unas montañas rocosas al horizonte, en esta acogedora hostal de montaña prestan servicio de hospedaje y alimentación.

Adentrándonos más en el parque decidimos ir hasta el extremo de este y conocer la Cascada, en nuestra imaginación creíamos que se trataba de una caída de agua con un gran caudal pero tristemente no es así, está muy reducido. Caminamos desde el Refugio alrededor de 2 horas por un sendero lleno de vegetación y grandes árboles, con el sonido de los animales habitantes de este sitio como acompañante, y las gotas de lluvia como refrescante de este exigente recorrido.

Nos hizo falta tiempo para recorrer por completo el ecoparque y todas las opciones de aventura y esparcimiento que ofrece, por lo que prometemos una visita pronto para dejarnos sorprender por la obra de arte natural, plasmada en la diversidad de vida salvaje que abunda, una experiencia fascinante ante nuestros sentidos.

Datos de interés

Cuéntanos tu opinión acerca de esta historia

Logo 2019.png